sábado, 1 de diciembre de 2007

"Habitación sin salida". Entretenida.

Título original: Vacancy.
Año: 2007.
Nacionalidad: Estados Unidos.
Director: Nimród Antal.
Productor: Hal Lieberman.
Guión: Mark L. Smith.
Música: Paul Haslinger.
Reparto: Kate Beckinsale (Amy Fox), Luke Wilson (David Fox), Frank Whaley (Mason) y Ethan Embry (Mecánico).

Pues ayer me vi esta película, la cual se estrenó ayer. No es el género de películas que más me guste, la verdad, y de no ser por cierto actor que sale (Frank Whaley) no creo que la hubiera visto, pero bueno, a lo que vamos:

Un desvío nocturno se convierte en una pesadilla inimaginable cuando el coche de una pareja separada se avería en una remota carretera rural. Al encontrarse atrapados en una oscura y desierta carretera de dos carriles, David Fox (Luke Wilson) y su ex mujer, dentro de muy poco, Amy (Kate Beckinsale) se ven obligados a pasar la noche en un sórdido motel dirigido por un extraño aunque aparentemente inofensivo propietario (Frank Whaley). En su habitación mugrienta y raída, la pareja, siempre peleando, encuentra un alijo de películas caseras macabras que parecen extrañamente reales. Cuando se dan cuenta que los vídeos sangrientos están hechos en la misma habitación en la que están, David y Amy descubren que serán las próximas víctimas de los sádicos cineastas a menos que dejen a un lado sus diferencias y trabajen juntos para escapar.

El guión, escrito por Paul L. Smith no pasará a la historia, como pasará con todas las de este género (las que no se han olvidado ya a estas alturas). Está entretenido, aunque, a pesar de tener bastante suspense muchas cosas son bastante previsibles, señalando también que el final es tan falso como yo haciendo deporte voluntariamente XD.
Respecto al motel y al personaje de Mason (Frank Whaley), he de decir que recuerda bastante a "Psicosis".

El reparto si está bastante bien, empezando por los 2 protagonistas, Kate Beckinsale y Luke Wilson, los cuales se lo curran bastante. Destaco también al señor y actor favorito del menda, Frank Whaley, el cual de nuevo, vuelve a estar genial (sigo diciendo que es uno de los mejores actores que hay ahora y está injustamente muy poco reconocido), es la primera vez que le veo haciendo de malo de la película, aunque en algún otro caso ha hecho de cabroncete pero más secundario. También Ethan Embry, como el mecánico, está bastante bien

En el apartado técnico tampoco es un Kubrick, las escenas están bien rodadas pero tampoco son nada del otro mundo. Es lo que hay.

Pues eso, película entretenida y poco más. Se puede prescindir de ella.
Mi puntuación: 5,5.