domingo, 9 de diciembre de 2007

Karl Marx dijo:


El fundamento de la crítica religiosa es: el hombre hace la religión; la religión no hace al hombre. En otras palabras, la religión es la conciencia de sí mismo y el sentimiento del hombre que todavía no se ha encontrado o que ha vuelto a perderse. [...]
La religión es el suspiro de la criatura oprimida, el corazón de un mundo sin corazón, así como el espíritu de una situación carente de espíritu. Es el opio del pueblo.