sábado, 22 de diciembre de 2007

"La chaqueta metálica". Regreso a las trincheras.


Título original: Full Metal Jacket.
Año: 1987.
Nacionalidad: Reino Unido.
Director: Stanley Kubrick.
Productor: Stanley Kubrick.
Guión: Stanley Kubrick, Michael Herr y Gustav Hasford.
Basada en la novela "The Short Timers" de Gustav Hasford.
Música: Vivian Kubrick (acreditada como Abigail Mead).
Reparto: Matthew Modine (Recluta Bufón), Adam Baldwin (Pedazo de animal), Vincent D´Onofrio (Recluta Patoso), R. Lee Ermey (Sargento Hartman. Acreditado como Lee Ermey), Dorian Harewood (Ébano), Arliss Howard (Recluta Cowboy), Kevyn Major Howard (Rompetechos), Ed O´Ross (Sargento Pelotazos)...

Segunda película "bélica" de Kubrick. Si "Senderos de gloria" se trataba de un film antibélico, este llega más allá, este es antibélico y antimilitar. Proseguimos:

Un grupo de reclutas se prepara en Parish Island, centro de entrenamiento de la marina Norteamericana. Allí está el sargento Hartman, duro e implacable, cuya única misión en la vida es endurecer el cuerpo y el alma de los novatos, para que puedan defenderse del enemigo. Pero no todos los jóvenes soportan igual sus métodos...

El guión de "La chaqueta metálica", o "La chupa de chapa", como la llamaban aquí en España, fue escrito por Stanley Kubrick, Michael Herr y Gustav Hasford, basado en la novela "The Short Timers" de este último. El guión está escrito de una forma excelente, empezando por el duro adiestramiento de los novatos, hecho con unos muy buenos diálogos compuestos de humor negro y a la vez de una dureza impactante, hasta que los novatos se han convertido en asesinos entrenados para matar, donde también está bastante bien desarrollado, aunque haya mucha gente que califique esta segunda parte el declive de la película y de aburrida, diciendo cosas como "Es que lo que mola es en el cuartel, luego ya es un coñazo" y cosas así, totalmente incorrectas, ya que en ningún momento pierde el estilo narrativo la segunda parte, solo cambia la situación y en parte la trama argumental, pero nos encontramos en la misma maestría narrativa.

La dirección de Stanley Kubrick vuelve a ser estupenda. La forma en la que está rodada la película sigue conservando los aspectos típicos de su cine, su maestría a la hora del uso de la cámara, no hay más que ver las escenas en el cuartel con el sargento dando sus discursos o las escenas en Vietnam, como la del francotirador y los marines corriendo y las cámaras detrás de ellos, etc.

El reparto es genial. Protagonizada por actores en su época desconocidos y algunos de ellos ahora bastante conocidos. Empezando por Matthew Modine en el papel del Recluta Bufón, quien tiene uno de los mejores personajes de la película, quien se toma las cosas bastante a cachondeo pero sabe tomárselas seriamente en los momentos que hay que tomárselas seriamente y en realidad es el personaje más humano de la película SPOILER que en un principio llega al cuartel con ganas de matar y luego se horroriza ante tanta basura FIN DEL SPOILER. Adam Baldwin, que interpreta a Pedazo de animal (Animal Mother) es otro de los mejores personajes de la película, bastante duro y vacilón pero podemos ver que es un buen compañero, el mejor de todo el pelotón. Vincent D´Onofrio tal vez sea el que tiene el personaje que todos más quieren, el Recluta Bufón, una muestra del verdadero ser humano, quien en realidad siendo humano de verdad tendría que acabar como él con tanta mierda militar, ya que el que te instruyan con el deseo de matar únicamente no es más que puta mierda ideada por el gobierno para que sea el ciudadano ajeno a los problemas de este con otros países. R. Lee Ermey, en un principio era solo advisor técnico por ser un sargento en la vida real, su papel lo iba a hacer Tim Colceri, quien tiene un pequeño papel de un sargento en un helicóptero pegando tiros a los vietnamitas, pero finalmente Kubrick decidió que era muy apropiado para el papel de Hartman y logró una interpretación histórica (inmerecida no obtención del Oscar), quien, para que la tensión de los actores que intepretan a los reclutas, no trataron con Ermey fuera de las escenas.

La música, compuesta por Vivian Kubrick, la hija de Stanley, usando el pseudónimo de Abigail Mead no es tampoco la mejor de la historia pero para una película bélica está bastante bien, incluyendo temas no originales como "Hello Vietnam", "These boots are made for walking" de Nancy Sinatra, una versión de la estupenda "Surfin Bird" de los Ramones y la genial "Paint it Black" de los Rolling Stones, que queda estupendamente para enfatizar lo negro que es este mundo.

En fin, una gran película, de lo más destacable del género bélico, que no es muy santo de mi devoción (no porque sea malo, que conste), pero esta sin embargo me encanta.
Mi puntuación: 9.