martes, 25 de diciembre de 2007

"¡Qué bello es vivir!". La vida puede ser maravillosa.


Título original: It's a Wonderful Life
Año: 1946.
Nacionalidad: Estados Unidos.
Director: Frank Capra.
Productor: Frank Capra.
Guión: Frances Goodrich, Albert Hackett, Frank Capra y Jo Swerling.
Música: Dimitri Tiomkin.
Basada en la novela "The Greatest Gift" de Philip Van Doren Smith.
Reparto: James Stewart (George Bailey), Donna Reed (Mary Hatch Bailey), Lionel Barrymore (Henry F. Potter), Billy Mitchell (Tio Billy Bailey), Henry Travers (Clarence)...

Clásico navideño para el día de Nochebuena o de Navidad de mucha gente, para mí de Nochebuena. No es para menos. Nos encontramos ante una obra maestra. Vamos allá, y feliz Navidad.

Es Nochebuena en el pequeño pueblo de Beldford Falls y el honrado y humilde George Bailey está a punto de suicidarse.
Sordo de un oído por salvar a su hermano pequeño de morir ahogado, desde niño George lo ha dado todo por los demás. Una y otra vez ha ido posponiendo sus sueños en aras del bienestar de los suyos.
Tras la repentina muerte de su padre, Bailey debió tomar las riendas del negocio familiar: una pequeña banca con cuyos préstamos han conseguido sobrevivir las clases más desfavorecidas de Beldford Falls. Desde entonces su vida ha estado marcada por evitar que Mr. Potter, un amargado millonario, terminase por hacerse con el control del pueblo.

El guión fue escrito por Frances Goodrich, Albert Hackett, Frank Capra y Jo Swerling, llegando a ser uno de los mejores escritos de la historia del cine, repleto de buenos sentimientos, donde hay una primera mitad de la película que se podría llamar "¡Qué bello es vivir!" y la otra mitad "Pesadilla antes de Navidad", debido a la crisis que pasa el personaje de James Stewart. A pesar de que en su estreno fue muy mal acogida y supuso una gran pérdida de dinero ahora es uno de los clásicos más importantes y más vistos de la historia.
El comienzo es muy bueno también, empezando por la noche en que George decide suicidarse, viéndose el pueblo nevado, oyéndose las oraciones de sus familiares y amigos para pasar a verse las estrellas y oímos a un alguien (Dios), hablando con otro alguien, un tal José, probablemente San José, eligiendo al ángel Clarence para que ayude a George y así ganarse sus alas.
Aunque en ocasiones tienes más ganas de llegar a la parte donde ya comenzamos a ver el por qué quiere suicidarse la historia se desarrolla bastante amenamente, logrando entretener bastante. A destacar esa emotiva y emocionante escena final.

El reparto está integrado por caras bastante conocidas en el cine de aquella época, empezando por James Stewart, el cual hace un papelazo mítico en el cine. Secundado por Donna Reed, bastante correcta en el papel de esposa de Stewart, destacando también a Lionel Barrymore, Billy Mitchell y Henry Travers.

La música, de Dimitri Tiomkin, otro genio, el cual también compuso música para algunas de las primeras películas de Alfred Hitchcock es bastante recomendable también.

En fin, una película muy recomendable para todos los que les guste el buen cine y el cine fantástico navideño.
Mi puntuación: 9.

3 comentarios:

Möbius el Crononauta dijo...

Clásico navideño indiscutible y un gran film que por lo visto hemos sido varios los que hemos decidido comentarlo estos días.

Estupendo blog, saludos

Jandro dijo...

¡¡Madre mia!! Aún recuerdo cuando vi esta pelíula por primera vez. Fue en una clase de ética, cuando militaba en 4º de la E.S.O. (para situarte, hace ya muchos años de eso). Con ella nos quería dar toda una lección de filosofía, de cómo sería nuestra vida si no hubiéramos nacido, y lo que influye la vida de UNA sola persona en la de las demás...

Por cierto, es la primera vez que me paso por tu blog y está de puta madre tío, ¡¡te has ganado un link en mi blog Perro viejo!!

¡¡Saludos!!

Charly Ramone dijo...

Pues sí, una gran película y todo un clásico digno de verse varias veces.

Gracias a los 2 por pasaros y comentar ;)