viernes, 31 de octubre de 2008

"Los chicos del maíz". Cuando la sangre es el mejor abono

Título original: Children of the Corn.
Año: 1984.
Nacionalidad: Estados Unidos.
Director: Fritz Kiersch.
Productores: Donald P. Borchers y Terrence Kirby
Guión: George Goldsmith.
Basada en el relato de Stephen King.
Música: Jonathan Elias.
Reparto: Peter Horton (Burt), Linda Hamilton (Vicky) y R.G. Armstrong (Diehl).
Duración: 93 minutos.

Película que se basa en el relato corto de Stephen King, "Los chicos del maíz", que pertenece al libro "El umbral de la noche".

Una pareja que está de viaje llega a un apartado pueblo de Nebraska donde no hay adultos. Todos han sido asesinados por los niños del lugar, que viven como una fanática comunidad religiosa que rinde culto a una extraña deidad de los campos de maíz. Cuando los jóvenes llegan a los 19 años de edad han de ser sacrificados.

Guión escrito por George Goldsmith, según el relato de Stephen King. Goldsmith logra un escrito bastante interesante, aunque no llega a ser perfecto, pero principalmente logra entretener, y hace que el resultado al verlo en la pantalla no deje mal sabor de boca, cosa que ninguna de las abusrdas e innecesarias secuelas lograron. La historia mantiene el suspense y también puede verse aparte de como una historia de terror, como una crítica a las sectas y a los fanatismos.

Bajo la dirección, el debutante Fritz Kiersch, el cual ha hecho después varias películas sobre motoristas, hace un trabajo bastante convincente. Sin embargo, algo que no termina de convencerme son los efectos especiales, que en ocasiones están bien hechos, y en otras ocasiones parece que sea de una película de dibujos animados.

Reparto encabezado por Peter Horton y Linda Hamilton, los cuales hacen unas buenas actuaciones, principalmente Hamilton. Les sigue el veterano R.G. Armstrong en el papel de Diehl, el viejo de la gasolinera. Destacar también las actuaciones de John Franklin (quien interpretaría años después al Primo Eso en las 2 primeras entregas de "La familia Addams") como el visionario Isaac, al gran Courtney Gains ("Regreso al futuro", "No matarás al vecino") como el sanguinario Malachai (Malachi en el libro), a Robby Kiger (que no Krieger) y a Anne Marie McEvoy.

La música corre a cargo de Jonathan Elias, el cual hace una buena composición, sobretodo en la melodia principal, la cantada por los niños.

Lo dicho, una película interesante de ver, no imprescindible, pero que si os entretendrá. Eso sí, las secuelas, a no ser que seáis unos suicidas como yo, no os recomiendo verlas, ni aunque salga David Carradine ni leches.
Mi puntuación: 6,7

Ficha en IMDb