miércoles, 18 de febrero de 2009

"Los placeres ocultos". El comienzo del cine gay español

Año: 1977.
Nacionalidad: España.
Director: Eloy de la Iglesia.
Productor: Óscar Guarido.
Argumento: Rafael Sánchez Campoy y Eloy de la Iglesia.
Guión: Rafael Sánchez Campoy y Eloy de la Iglesia.
Colaborador del guión: Gonzalo Goicoechea.
Música: Carmelo A. Bernaola.
Reparto: Simón Andreu (Eduardo), Charo López (Rosa), Beatriz Rossat (Carmen), Germán Cobos (Ignacio), Antonio Corencia (Raúl), Ángel Pardo (Nes), Antonio Iranzo (Padre de Carmen), Antonio Gamero (Mirón en el parque), Ana Farra, Félix Rotaeta (Amigo), Pilar Vela, Carmen Luján, Antonio Vico, Amparo Climent, Fabián Conde (Vendedor de la moto), Rafael Vaquero, Sandra Ribes, Víctor Lara, Jesús Ángel Huete, Antonio Ramis, Manuel Peña, Antonio Retuerto, Ignacio Rodrigo, Juan Carlos Álvarez, Alfonso Luque, Antonio Fernández, Antonio Betancourt (Colega), José G. Trigero, Josele Román (Pili), Carmen Platero (Olga), Paco España (Él mismo), Queta Claver (Madre de Miguel) y Tony Fuentes (Miguel).
Duración: 93 minutos.

Eduardo, un importante ejecutivo, vive libremente su condición de homosexual haciendo uso de toda la capacidad de corrupción que le otorga su posición privilegiada.
Cierto día conoce a Miguel, un atractivo joven de barrio de quien se enamora.
Turbios personajes, como Rosa, una mujer casada que engaña a su marido con los jovencitos del barrio, las prostitutas, los chulos, los navajeros, los chantajistas... irán determinando el destino de los protagonistas.

Guión escrito por Rafael Sánchez Campoy y Eloy de la Iglesia, en colaboración con Gonzalo Goicoechea. Fue el primero en hablar acerca de la homosexualidad abiertamente en España.
La historia que cuentan es bastante interesante, en aquella época lo sería aún más, por lo anterior citado, pero aún así, resulta bastante curioso hoy día ver la primera película sobre el tema. Los diálogos están también bastante bien escritos, destacar sobretodo los del personaje de Eduardo a la hora de hablar sobre su "problema".

Dirección de Eloy de la Iglesia. Eloy hace un trabajo bastante decente, con unas escenas bien rodadas, que tan bien muestra como los ambientes de gente de buena posición, como los barrios pobres. Aún así, al tratarse de la primera película de lo que llamaríamos cine gay, se echan en falta más escenas de ese tipo. Destacar las escenas rodadas en el Parque de atracciones de Madrid.

El reparto es también en su mayoría decente. Simón Andreu en el papel de Eduardo está estupendo. Tony Fuentes como Miguel está también bastante correcto (mencionar que está doblado por Pedro María Sánchez, quien dobló a Malcolm McDowell en el doblaje de "La naranja mecánica"). Ángel Pardo, a quien conoceréis por su papel de Chencho en "Farmacia de guardia" o el de Rusti en "Hospital central", aquí haciendo el papel de Nes, un homófobo navajero de barrio, está también genial. Destacar también las actuaciones de Charo López, Beatriz Rossat y Quete Claver, y los papeles de actores como Antonio Corencia, Antonio Gamero, Germán Cobos o Fabián Conde.

La música de Carmelo A. Bernaola es también bastante digna de oirse. Buen trabajo por su parte.

Pues lo dicho, una película bastante interesante, que un servidor os recomienda ver.

Mi puntuación: 8.

Ficha en IMDb

Crítica dedicada a Gonzalo Goicoechea (1952-2009)

1 comentario:

Arkón dijo...

Hombre, "cine gay"... no creo que eso sea un género. Más bien es el comienzo de tratar con normalidad la homosexualidad en el cine español. "Cine gay" ya había antes, pero siempre desde el punto de vista de locaza, mariquita, vecino del quinto... es decir, convirtiéndolo en gracioso y sin tomarlo en serio.