domingo, 12 de abril de 2009

"La rebelión de las muertas"

Año: 1973.
Nacionalidad: España.
Director: León Klimovsky.
Productores ejecutivos: Ricardo Muñoz Suay y José Antonio Pérez Giner.
Argumento: Paul Naschy (Jacinto Molina).
Guión: Paul Naschy (Jacinto Molina).
Música: Juan Carlos Calderón.
Reparto: Paul Naschy (Krisna/Kantaka/Satán), Romy (Elvire Irving), Mirta Miller (Kala), María Kosty (Elsie), Aurora de Alba (Olivia), Luis Ciges (MacMurdo), Pierre Besari (Ti Zachary), Antonio Pica (Hawkins), Elsa Zabala (Susan), Montserrat Julió (Flora), Ramón Lillo (Basehart), Norma Kastel (Gloria Irving), Ingrid Rabel (Muerta), Asunción Molero (Muerta), Fernando Sánchez Polack (Augusto), Alfonso de la Vega (Absalon) y Víctor Alcázar (Lawrence).
Duración: 85 minutos.

Londres. Época actual. En una señorial mansión de los barrios aristocráticos, un sabio hindú llamado Krisna reúne a una serie de discípulos y amigos. El sabio es un gran conocedor de los secretos del vudú africano y de la magia india, y tiene como colaboradora y amante a una hermosa joven de su misma raza llamada Kala.
Entre los reunidos está Elvire Irving, joven aristócrata, que desde el primer momento queda impresionada por la personalidad de Krisna.
Con acción paralela a esta reunión, en el cementerio de un pequeño pueblo, el sepulturero y su mujer tratan de violar la tumba de Gloria Irving, fallecida el día anterior. Una extraña sombra les encierra en el panteón y recurriendo a extraños ritos, resucita a la muerta, que asesina a la pareja de ladrones y sigue sumisa a la sombra.

Guión escrito por Paul Naschy, bajo el nombre que utiliza en casa a la hora de comer, Jacinto Molina. Decir desde un principio que la historia es una cagada. Una historia que, aunque ya iba advertido de que era mala, hice un esfuerzo desde el principio para no caer en las garras del aburrimiento. Fue en bano. La historia ya es una rallada desde su comienzo, y cada vez va a peor y aburriendo más. No se recordará precisamente por ser uno de los mejores guiones de Naschy, la verdad.

Bajo la dirección, León Klimovsky tampoco se luce demasiado. A veces parece que estés viendo una película porno (no porque haya sexo ni nada, sino por la ambientación). Aparte, la música (de lo que abajo hablaré) es todo el tiempo del estilo comedia de acción tipo Terence Hill y Bud Spencer, que en cualquier escena del film te la meten, desde en un velatorio hasta en una escena de terror. Las escenas gore tal vez sean lo mejor elaborado del film, porque incluso en las escenas en las que aparecen las muertas parecen de coña. Normal que estas se rebelaran. No faltan tampoco escenas gore y de señoras desnudas. Para joder más la situación, el film contiene una desagradable escena de la decapitación de una gallina. Vamos, que si Klimovsky no se llevó el Razzie, es porque en aquella época no existía tal premio


Reparto encabezado por Paul Naschy, haciendo el papel de Krisna (el sabio hindú) y de Kantaka (el asesino misterioso), añadiendo un tercer papel que no se a cuento de que viene (el de Satán en un sueño). No se puede decir que esta sea la mejor interpretación de su carrera, ya que hasta el reparto falla en el film. Naschy como sabio hindú no pega mucho, y la verdad que tienes que esforzarte algo por creertelo. En los papeles de Kantaka y Satán (aunque este último sea un papel de coña, si está bien). El pobre Luis Ciges, ¿qué puede hacer? Pues intentar estar correcto en otro papel que a veces parece de guasa. Tal vez los mejores del film sean Víctor Alcázar (Vic Winner cuando se va de bares) y Antonio Pica. Por ahí se dejan caer Rommy, María Kosty, Pierre Besari, Montserrat Julió y el bueno de Fernando Sánchez Polack.

La música de Juan Carlos Calderón es bastante decente, digna de oirse, pero claro, en un film de terror esa música de ciudad no viene muy a cuento. Así son las cosas.

Pues lo dicho, un film que sólo os recomiendo ver si sois muy frikis de Paul Naschy o de los actores que salgan en el film. Si la ves por ver algo, mejor ponte otra cosa.

Mi puntuación: 3.

Ficha en IMDb