jueves, 9 de abril de 2009

La Semana Santa y el cine

Otra vez llega la Semana Santa. Con ella, las calles vuelven a inundarse de procesiones y demás, mientras otros se dedican a comer torrijas, y mientras los más listos aprovechan para irse de viaje. Y mientras ocurren todas estas cosas, la televisión vuelve a aprovechar para llenar su programación de cine religioso o peplums. Por desgracia, la gran mayoría de películas que ofrecen son las mismas de todos los años, como pueden ser "Espartaco" (y encima no la gran película de Stanley Kubrick, sino el telefilm dirigido por Robert Dornhelm), "Quo Vadis", la gran "Ben-Hur" y en especial, telefilms dedicados a este tema. También se dejará ver ese film gore de terror que Mel Gibson dirigió y que llevaba el título de "La pasión de Cristo". Y en medio de esta programación, siempre advierto que faltan 3 grandes películas como son "El Evangelio según San Mateo" (en la imagen) del gran maestro Pier Paolo Pasolini, "La última tentación de Cristo" de Martin Scorsese, y el musical "Jesucristo Superstar" de Norman Jewison. Es gracioso que un ateo como Pasolini haga una obra maestra sobre la vida de Jesucristo (calificada incluso como la mejor película sobre la vida de Cristo), mientras un radical religioso como Mel Gibson sólo ofrezca 2 horas de puro gore, y que luego critiquen a Scorsese por hacer una película supuestamente blasfema, cuando nada más se trata de un ¿y sí hubiera pasado esto? Lo dictatorial que acaba siendo la Iglesia. En mi opinión, es mejor dejar hacer cine a la gente que no tenga demasiados prejuicios.
Ya clásico será el via crucis del papa en el que nos ofrecerá la palabra del hijo de un pobre carpintero mientras viste unos lujosos ropajes, más propios de un multimillonario ¿irónico verdad?
Bueno, pues sinceramente, viendo la programación, creo que será mejor dar uso del DVD y ver las películas que contiene el Pack Paul Naschy que adquirí el jueves pasado.