sábado, 27 de marzo de 2010

La Justicia italiana reabrirá el caso del asesinato de Pasolini

El ministro de Justicia italiano, Angelino Alfano, anunció ayer que presentará una instancia ante la Fiscalía de Roma para que reabra el caso del asesinato de Pier Paolo Pasolini. La muerte del intelectual italiano hace 35 años sigue envuelta en el misterio; por este motivo esta semana el ex líder del principal partido de la oposición y ex alcalde de Roma Walter Veltroni envió una carta a Alfano pidiendo su intervención para que se investigue de nuevo el brutal asesinato del cineasta y escritor.
La noche del 1 de noviembre Pasolini fue asesinado a palos, y posteriormente atropellado por su propio coche en una localidad cercana a Roma. La autoacusación del adolescente Pino Pelosi, que en 1975 tenía 17 años, fue dada por buena. La disputa pasional no se puso en discusión, a pesar de que los familiares y amigos del director de películas como «Medea», «Edipo Rey», «El Decamerón» o «Las mil y una noches» nunca creyeron esta versión.
Pero las declaraciones de Pelosi en 2005 confesando que él no fue el artífice del asesinato desencadenaron un revuelo social y político que no surtió efecto. Por este motivo, Veltroni exige ahora la intervención del Gobierno. «Como ministro de Justicia recojo sin reservas la petición porque considero que realizo un buen servicio a mi país dirigiendo al fiscal de Roma la instancia de reapertura del caso», escribió Alfano.
A pesar del tiempo pasado, la opinión pública italiana comparte la idea de que la «verdad es útil y necesaria», sobre todo a nivel «histórico-político, además de judicial», señaló el ministro de Justicia italiano en su misiva de respuesta. Pero el testimonio de Pelosi no es el único que ha hecho removerse en su tumba a Pasolini. Amigos del cineasta aseguraron recientemente que Pasolini estaba preocupado por el robo de algunas cintas de «Saló o los 120 días de Sodoma», su última película, y que la noche de su asesinato acudió a una cita para que se las devolvieran.
La muerte de Pasolini sigue siendo un misterio sin resolver, pero la voluntad de conocer la verdad, y los últimos avances en el campo de la investigación policial, pueden arrojar luz sobre esta página oscura de la Historia italiana.

Fuente: ABC


Sinceramente, yo estoy seguro de que Pelosi no fue más que un instrumento de algún grupo político fascista, los cuales posiblemente ya estén comidos por los gusanos.
Encuentro cierto parecido en el caso Pasolini con el argumento de la excelente película de Eloy de la Iglesia "El diputado". ¿Ustedes no?