jueves, 29 de abril de 2010

"El Doctor Frankenstein". La historia de un hombre que desafió a Dios

Título original: Frankenstein.
Año: 1931.
Nacionalidad: Estados Unidos
Director: James Whale.
Productor: Carl Laemmle, Jr.
Guión: Garrett Fort y Francis Edwards Faragoh [Francis Edward Faragoh].
Basada en la composición de John L. Balderston, de la novela de Mary Shelley [Mrs. Percy B. Shelley], adaptada de la obra teatral de Peggy Webling.
Música: Bernhard Kaun [No acreditado].
Reparto: Colin Clive (Henry Frankenstein), Mae Clarke (Elizabeth), John Boles (Victor Moritz), Boris Karloff [?] (El monstruo), Edward Van Sloan (Doctor Waldman), Frederick Kerr (Barón Frankenstein), Dwight Frye (Fritz), Lionel Belmore (El burgomaestre) y Marilyn Harris (Pequeña Maria).
Duración: 67 minutos.


Continuando con el ciclo de los Universal Studios Monsters. Una de las mejores películas de todo el repertorio.


El doctor Henry Frankenstein se embarca en un experimento tenebroso: construir, a partir de trozos de cadáveres, un nuevo ser humano. Para el cerebro emplea el de un criminal, lo que conduce al monstruo al odio más cruel. Ayudado por su criado Fritz se adentra durante la noche en los cementerios de la localidad para robar la materia prima.


Guión escrito por Garrett Fort y Francis Edward Faragoh. Se basa, al igual que en el guión que el propio Fort hizo de "Drácula", no directamente de la novela original, sino en una obra teatral escrita por Peggy Webling, y adaptada por John L. Balderston.
Estos dos señores hacen un gran guión, que aunque tenga modificaciones respecto a la obra original de Mary Shelley (como en el "Drácula" de Tod Browning), sigue resultando genial. Terror, ciencia ficción, y algún toque de humor, principalmente por parte del personaje del Barón Frankenstein. Uno de los mejores guiones de la historia del cine, y del repertorio de monstruos de la Universal.
Mentar que la última escena no estaba en el guión original SPOILER en la obra de teatro Henry Frankenstein y el monstruo mueren en el molino FIN DEL SPOILER, y "La novia de Frankenstein" comienza antes de esta última escena.


Bajo la dirección está James Whale. He de decir que las películas que dirigió James Whale, son de lo mejorcito de este maravilloso repertorio. Una película excelentemente rodada, Whale era un maestro. Tiene unas cuantas escenas destacables, e iconos del cine al fin y al cabo, la del molino en llamas (brutal), la de Frankenstein y el monstruo en el molino, pero sin duda, la más característica, la escena del monstruo y la niña (como así se suele llamar a la Pequeña Maria).
Mentar la excelente labor del maestro del maquillaje Jack P. Pierce, el creador de estos monstruos amados nuestros, quién tuvo la idea de que el monstruo tuviera la cabeza recta en la parte superior, y los dos tornillos en el cuello, y no Mary Shelley.



Reparto encabezado por Colin Clive, en una interpretación estupenda. Mae Clarke, bastante acertada en el papel de Elizabeth, al igual que John Boles en el de Victor Mortiz. Boris Karloff (acreditado en los créditos de inicio como ?, para dar más intriga a su papel, pero en los finales como Boris Karloff) en un papel que Bela Lugosi rechazó, porque dijo que no dejaría apreciar su arte, que es el del monstruo. Karloff está genial en el papel, otro icono. Grande Edward Van Sloan en el papel del Doctor Waldman. De nuevo el maravilloso Dwight Frye, aquí interpretando al ayudante Fritz, del Doctor Frankenstein. Nadie como Frye robó los cadáveres para Frankenstein. Mentar también a Frederick Kerr, Lionel Belmore y Marilyn Harris.

La música del no acreditado Menhard Kaun, bonita también, y ese tema final de Giuseppe Becce, que compuso en los años 20.

Pues eso, todo un clásico del cine de terror. ¿No la ha visto usted? ¡Véala!

Mi puntuación: 10.

Ficha en IMDb

3 comentarios:

Kike dijo...

Todos guardamos mucho aprecio hacia este clásico inmortal. Aunque, en realidad, la novela de Shelley guarda lecturas mucho más interesantes...

Kike dijo...

Eso sí, mucho mejor que el "Drácula" de Browning y muy superior cinematográficamente a la mayor parte de versiones posteriores.

Marcos Callau dijo...

Absolutamente mítica. Nunca habrá nada igual como esa escena cn la niña. un abrazo.