domingo, 6 de junio de 2010

"Yo soy la revolución". Viva México, cabrones

Título original: El Chucho quien sabe?
Año: 1966.
Nacionalidad: Italia.
Director: Damiano Damiani.
Productor: Bianco Manini.
Guión: Salvatore Laurani.
Adaptación y diálogos: Franco Solinas.
Música: Luis Enriquez Bacalov [Luis Bacalov].
Supervisor musical: Ennio Morricone.
Reparto: Gian Maria Volonté (El Chucho), Klaus Kinski (El Santo), Martine Beswick (Adelita), Lou Castel (Bill Tate "El Niño"), Jaime Fernández (General Elías), Andrea Checchi (Don Feliciano), Spartaco Conversi (Cirillo), Joaquín Parra (Pícaro), Aldo Sambrell (Teniente Álvaro Ferreira), José Manuel Martín (Raimundo), Santiago Santos (Guapo) y Valentino Macchi (Pedrito).
Duración: 107 minutos.


Uno de mis spaghetti western favoritos, el cual llevaba tiempo sin ver. Por cierto, que a ver si sacan de una vez la versión en DVD con la versión extendida que en el YouTube circula. Viva la pirateria por buenas causas, joder.


La banda de El Chucho roba armas de un tren con la intención de venderlas a los revolucionarios de El General. Un pasajero americano ayuda a los forajidos en el asalto, y posteriormente se une a ellos en sus ataques a las fuerzas mexicanas. Entre el Chucho y el americano se establece una extraña amistad.


Mucha gente suele criticar el género del spaghetti-western (fuera de las películas del maestro Sergio Leone), por tener en su mayoría películas de serie B, y al igual que en todo, habrá alguna mala, pero no son tan malas como dicen. Esta película es toda una patada en la boca a quienes dicen eso. Además, dicen que es la película que influyó en "Grupo salvaje" de Sam Peckinpah. Yo no puedo jurarlo, ya que no he visto el film de Peckinpah.


Guión escrito por Salvatore Laurani. Una historia de lo más interesante, llena de acción, aventuras, y del más puro Spaghetti-Western, junto a unos diálogos bien elaborados. Hay también algunos estupendos toques de humor, sin perder el toque serio. Mentar ese desconcertante, a la par que curioso.


Dirección de Damiano Damiani. Escenas sencillas, algunas bien rodadas, otras con sus fallos, pero en definitiva, bonitas, creo que todas ellas rodadas en Andalucía, principalmente en el maravilloso desierto de Tabernas (en Almería), en Granada y en San José.


Reparto encabezado por Gian Maria Volonté, grandísimo actor, que es capaz de hacer de malo malísimo como el de "La muerte tenía un precio", de panoli como en "Cara a cara", de buenazo como en "Cristo se paró en Éboli", o en este caso de un colgado de la hostia, y a veces la mar de gracioso. Le sigue otro grande, Lou Castel, estupendo en el papel de un estadounidense que se une a los revolucionarios por motivos propios y ocultos. Martine Beswick en el papel de Adelita, la revolucionaria del grupo, acertada, aunque no es tampoco la mejor del reparto. El genial Klaus Kinski en el papel del Santo, el hermano del Chucho (Volonté), un tipo algo colgado, muy devoto de Dios, defensor de los pobres y de la Revolución, y que acabará resultando un personaje muy interesante. Mentar también a Jaime Fernández, a Andrea Checchi, al gran Aldo Sambrell, a Joaquín Parra, y a Antoñito Ruiz, el niño de Leone, que en tantos otros spaghetti participó.


Música compuesta por el bueno de Luis Enríquez Bacalov, supervisada por el grandísimo Ennio Morricone. Buena música, sobretodo ese tema inicial y final.


Por cierto, quiero dejar claro, que el título original, según los créditos es "EL CHUCHO QUIEN SABE?" (cosa que IMDb no quiere comprender). En el doblaje en castellano, el personaje se llama Chucho, mientras que en la versión original se llama Chuncho. No entiendo nada.


Pues eso. Película bonita, infravalorada, apta para todo amante del Western.

Mi puntuación: 8.

Ficha en IMDb