domingo, 24 de abril de 2011

Y al tercer día, resucitó



Pasolini sería un ateo, un enemigo de la iglesia, un sucio comunista, y homosexual, pero joderos, que filmó la mejor resurrección que ha habido en el cine. Ya quisiera Mel Gibson.

(Nota: Este vídeo pertenece a la escena final de "El Evangelio según San Mateo". Avisados quedáis).

1 comentario:

Marcos Callau dijo...

Es que desde luego, no tiene nada que ver con lo que hizo Mel Gibson. Cuánto realismo en esta escena. Pasolini demostró que no era necesario creer para escenificar algo de manera creible. Saludos.