domingo, 26 de junio de 2011

"El factor sorpresa". En Hollywood puede lograr todos sus sueños, pero primero tiene que hacer café

Título original: Swimming with Sharks.
Año: 1994.
Nacionalidad: Estados Unidos.
Director: George Huang.
Productores: Steve Alexander y Joanne Moore.
Guión: George Huang.
Música: Tom Hiel.
Reparto: Kevin Spacey (Buddy Ackerman), Frank Whaley (Guy), Michelle Forbes (Dawn Lockard), Benicio del Toro (Rex), Jerry Levine (Jack), T.E. Russell (Foster Kane) y Roy Dotrice (Cyrus Miles).
Duración: 89 minutos.


Qué mejor trabajo para Guy, recién salido de la escuela de cine, que aterrizar en Hollywood como asistente del célebre Buddy Ackerman. Trabajar con Buddy, es sin duda un trampolín para llegar a triunfar en Hollywood. Pronto descubre que esa prometedora oportunidad no va a ser gratuita, porque Buddy es el megalómano más grande que jamás haya conocido.
Guy encuentra consuelo e inspiración en Dawn Lockard, una joven productora, que tiene sus propias razones para mantener un romance en secreto con Guy.
Ambos presentan a Buddy un proyecto que se convierte en el éxito del año.
Disfrutando del buen momento cree a ciegas que él y Buddy están destinados a triunfar en Hollywood. Hasta que una llamada telefónica lo cambia todo.
Un explosivo final en un lugar donde sólo se rinde culto a los negocios y al dinero.


Firma el guión el debutante George Huang, que por entonces era un mero trabajador de Columbia Pictures, y fue animado por su colega Robert Rodriguez, al que conoció en la distribución del primer film de este, "El mariachi", a realizar la película.
Para tratarse de su primera obrita, Huang hace un trabajo bastante interesante, con sus aciertos y sus fallos, pero sobretodo con muy buenas intenciones, y con resultados bastante buenos. Una historia manchada de un humor negro que mezcla el thriller de una manera bastante salvaje, con algunas escenas de torturas físicas algo jartas, sobretodo si te pones a pensar en que es una película que lleva el logotipo del castillo de Buena Vista, la marca clave de la productora de Walt Disney.
Unos personajes bastante interesantes, Buddy Ackerman, déspota y cabrón donde los haya, pero un cachondo al fin y al cabo. Guy, el sufrido empleado de Buddy, que le devuelve la jugada.
Y no está mal la sátira de lo sucio del mundo de Hollywood (y del mundo en general), donde para ascender tienes que comer muchas pollas, lamer muchos culos, y también tragar mucho.


La dirección de George Huang (debut como director también), está más que correcta, con unas escenas bien hechas, y que además la película se rodó en tan sólo 18 días. Aunque como he dicho antes, no me gusta el final, demasiado complejo diría yo, y la primera escena también demasiado rebuscada.


El reparto es uno de los mayores aciertos. Kevin Spacey (en su anterior película al Oscar) como el tirano de Buddy está genial. Frank Whaley como el sufrido Guy, fantástico, como acostumbra; lástima que todavía no se le haya reconocido como debiera. Michelle Forbes como Dawn también está estupenda. Y también tenemos por ahí a Benicio del Toro, a Jerry Levine (con quién Frank ya coincidió en "Nacido el cuatro de julio", y que por cierto, en la película Frank hace una mención al protagonista de la misma, Tom Cruise), a T.E. Russell como Foster Kane (en claro homenaje al Charles Foster Kane de "Ciudadano Kane") y a Roy Dotrice como Cyrus Miles (que no Miley Cyrus).



La música de Tom Hiel no es la hostia, pero acertada para el asunto.


Pues eso, película curiosa donde las haya, algo desconocida en nuestro país, y que no debiera ser así.

Mi puntuación: 8.

Ficha en IMDb